Hernias de la Columna Vertebral

Las hernias de la columna vertebral o hernias del núcleo pulposo, son una enfermedad relativamente frecuente que produce síntomas a veces invalidantes y que son causadas por el desplazamiento de estructuras que se encuentras normalmente entre los cuerpos de las vértebras. El tratamiento es general con cirugía y los resultados suelen ser muy satisfactorios para los casos donde está correctamente indicada.

 

¿Qué son las hernias del núcleo pulposo de la columna?

 

El núcleo pulposo es una estructura de tejido blando (“pulposo”) que se ubica al interior de una especie de menisco que forman los discos intervertebrales ubicados entre los cuerpos de las vértebras en todos los niveles de la columna.

Se habla de hernia del núcleo pulposo cuando éste se desplaza por fuera del anillo que forma el límite del disco, comprimiendo entonces la médula espinal y las raíces nerviosas que salen de ella dependiendo del nivel en el cual se produzca.

 

 

¿Cuáles son los síntomas de las hernias de la columna?

 

Producen un tipo de dolor llamado “radicular” además de síntomas sensitivos y alteraciones del movimiento y de algunos reflejos musculares dependiendo del nivel donde se produce. Así, cuando se trata de hernias a nivel lumbar (sector más bajo de la espalda), producirán un dolor llamado Lumbo-Ciático, mientras que a nivel del cuello (columna cervical) producirán clásicamente una Cervico- Braquialgia. Las hernias a nivel de la columna torácica son sumamente poco frecuentes y producen también dolores de tipo radicular y alteraciones por compresión de la médula espinal en los segmentos comprometidos.

 

 

¿Cómo se puede detectar una hernia en la columna?

 

La sospecha médica es fundamental basada en los síntomas que refiere el paciente y en los exámenes que le solicite. Estos exámenes pueden incluir imágenes como: radiografías de columna, escáner y resonancia magnética, siendo los 2 últimos los más precisos para poder llegar al diagnóstico. El examen funcional llamado electro-miografía permite determinar en muchos casos con precisión cuál de los nervios o raíces nerviosas son las afectadas, lo que complementa el diagnóstico de las imágenes y permite saber cuál es el sector más comprometido, cosa muy importante en pacientes que pueden tener varias hernias o discopatías en su columna, tanto en el escáner  como en la resonancia con una evaluación médica clínica que a veces puede no ser categórica.

 

 

¿Cuáles son los sectores de la columna más afectados?

 

Los sectores más afectados de la columna suelen ser aquellos normalmente más móviles, que corresponden a los segmentos lumbares bajos (L3 a S1) y cervicales bajos (C4 a T1).

 

 

¿Por qué se producen hernias en la columna?

 

No existen causas claras de esta afección. Pacientes de todas las edades desde los 18 años aproximadamente (e incluso menores) pueden presentar estas hernias. Personas dedicadas a todas las actividades, tanto físicamente pesadas como livianas las presentan. Los antecedentes familiares no son en general algo destacado en los pacientes con hernias, como tampoco otras enfermedades de la misma persona. Sí se puede decir que si una persona presenta una hernia en la columna, tiene mayor probabilidad de presentar una hernia en otro nivel por varias razones, algunas dependientes del los tratamientos que se puedan realizar.

 

 

¿Cómo se pueden tratar las hernias del núcleo pulposo? ¿Siempre se debe operar?

 

Los tratamientos son variables según el diagnóstico específico y las condiciones generales del paciente. Muchas veces se comienza con un tratamiento de medicamentos (analgésicos, relajantes musculares y otros) y con medidas de reposo y kinesiología dirigida. Según la respuesta a esta terapia, al cabo de un período de tiempo variable según la evolución, puede decidirse por la cirugía para resecar la hernia. En algunos casos, cuando existen hernias extruídas, hernias voluminosas o los síntomas son invalidantes y con compromiso neurológico mayor, la cirugía se puede indicar de inmediato una vez hecho el diagnóstico. No es conveniente esperar largos períodos de tiempo con una hernia diagnosticada y con síntomas persistentes, ya que al mediano o largo plazo una hernia puede dejar secuelas si no se remueve a tiempo.

 

 

¿En qué consiste la operación de las hernias del núcleo pulposo?

 

Existen diferentes técnicas para remover el material del disco. El objetivo de todas estas intervenciones en disminuir la presión que ejerce la hernia sobre las estructuras nerviosas (médula espinal y raíces de los nervios). Las operaciones son hoy en día muy regladas y tienen en general muy buenos resultados. Existen técnicas que abordan la columna por vía posterior (en la generalidad de las operaciones de la columna lumbar y en algunos casos en la columna cervical, mientras en otros casos el abordaje es por vía anterior (en muchos casos de hernias a nivel del cuello o cervical).

En la actualidad se dispone de técnicas llamadas mínimamente invasivas (microcirugía, endoscopía, técnicas percutaneas) donde mediante incisiones pequeñas en la piel y en las estructuras musculares se puede llegar al nivel lesionado y extraer la hernia con mínima o nula generación de inestabilidad en la columna y sin necesidad, en la mayoría de los casos, de dejar prótesis o fijaciones cuando se trata de la columna lumbar. Hay que tener presente que no siempre estas técnicas son convenientes de realizar y esto dependerá del tipo específico de hernia que presente el paciente.

En los abordajes anteriores de hernias en el cuello (operadas por delante, foto), en muchos casos de deberá dejar una prótesis, que puede ser una caja o cage sintético, un trozo de hueso de la pelvis del paciente o material acrílico en reemplazo del disco que se opera, a veces fijados éstos materiales mediante una placa metálica.

Hay pacientes que presentan más de un nivel de su columna comprometido (por ejemplo, 2 hernias a nivel lumbar o cervical asociadas a desplazamiento de las vértebras o listesis). En algunos de estos casos, se puede producir cierta inestabilidad en la columna que requiera en algún momento una re-estabilizaciónfijación con prótesis.

Estas intervenciones se realizan con anestesia general y con hospitalizaciones en general breves (3 a 7 días como máximo), post-operatorios bien tolerados y que permiten caminar y realizar actividades habituales antes del alta hospitalaria en la gran mayoría de los pacientes.

 

¿ Cuáles son los especialistas que tratan esta enfermedad?

 

Los cirujanos que hoy en día manejan las hernias del núcleo pulposo en nuestro medio son los neurocirujanos y los traumatólogos dedicados a columna vertebral. Las terapias que pueden manejar estos especialistas son en general similares, con diferencias en algunos aspectos técnicos como el uso del microscopio quirúrgico, el manejo de las fijaciones de columna, etc. Los equipos multidisciplinarios, donde operan neurocirujanos y traumatólogos son en algunos casos necesarios para el correcto manejo del aspecto neurológico y óseo, y en la actualidad la tendencia debe ir en la dirección de asociar a estas especialidades como un “equipo de columna”. Aquí también son importantes como parte del equipo los médicos fisiatras y los kinesiólogos  para el manejo de la terapia física post-operatoria.

 

 

¿Cuál es el pronóstico de las hernias del núcleo pulposo y las posibles secuelas?

 

El pronóstico, con un diagnóstico y un tratamiento bien indicados, es en general muy bueno. Existen complicaciones inherentes a todo acto quirúrgico que no son desconocidas para la cirugía de columna, pero son poco frecuentes, como lesiones de arterias y venas mayores, lesiones de la meninge llamada duramadre, lesiones de las raíces nerviosas, infecciones y otras. Es posible también que a pesar de no tener complicaciones se produzca una cicatrización alrededor de la raíz nerviosa, que la envuelve y que puede volver a producir los síntomas, hecho que es difícil de tratar en muchos casos. Sin embargo, esta cirugía sin duda se debe practicar cuando está indicada ya que los resultados son la mayoría de las veces muy satisfactorios y permite a los pacientes retomar una vida plena.

 

Contacto: info@neuromed.cl

 

 

 

 

Toda la información contenida en este sitio es estrictamente referencial y no tiene necesariamente implicancias diagnósticas y/o terapéuticas. Ante dudas consulte siempre con su especialista.

 

Derechos reservados Columna.cl

Esquema general de una hernia del núcleo pulposo en la Columna Vertebral. Se representa cómo el anillo fibroso del disco (que rodea al núcleo pulposo) presenta una rotura, de manera que el núcleo ha migrado y se ha extruído al separar las fibras del ligamento común longitudinal posterior (para referencias anatómicas ver generalidades).

Cuadro de texto: Anillo fibroso del disco intervertebral
Cuadro de texto: Núcleo pulposo del disco
Cuadro de texto: Porción herniada del núcleo pulposo (hernia)
Cuadro de texto: Médula espinal
Cuadro de texto: Nervio Cuadro de texto: Raíz nerviosa comprimida por la hernia (roja)
Cuadro de texto: C5-C6
Cuadro de texto: C6-C7

Dibujo de la columna cervical con los discos más susceptibles de presentar hernias del núcleo pulposo. Estos son los que se ubican entre las vértebras C5 y C6 y entre C6 y C7.

 

Para detalles, diríjase a la sección de Hernias Cervicales.

Cuadro de texto: L4-L5
Cuadro de texto: L5-S1

Esquema que representa los sectores de la columna lumbo-sacra más frecuente afectados por hernias del núcleo pulposo, es decir, los disco ubicados entre las vértebras L4 y L5 y entre L5 y S1.

Para detalles, diríjase a la sección de Hernias Lumbares.

Cuadro de texto: e-mail: info@neuromed.cl   Sitio perteneciente a la red NeuroMed®, www.neuromed.cl
Cuadro de texto: Contacto: info@neuromed.cl    Solicitud de horas de atención 
Cuadro de texto: Contacto: info@neuromed.cl
Consultas y solicitud de horas